La pandemia ha impactado en nuestros hábitos de consumo. Lo hizo drásticamente durante los meses de confinamiento manteniéndose en la actualidad. Apostamos por el comercio local o de proximidad, optamos por productos más saludables y preferimos un packaging sostenible. Ya son muchos los negocios que se han adaptado y buscan un hueco en una tendencia que viene pisando fuerte en ecommerce: el small batch.

A pequeña escala

Sectores como el de la alimentación y bebidas, cosmética y moda han sido los pioneros en instaurar este nuevo modelo de negocio basado en una línea de producción pequeña. Se caracteriza por vender un número limitado de unidades y así satisfacer las necesidades de su cliente ofreciendo exclusividad, entre otros valores añadidos.

La producción a pequeña escala también conlleva beneficios ecológicos en el área de la alimentación. El comercio vende productos sin la necesidad de tantos intermediarios por lo que se reduce el desperdicio alimentario. En Europa se tiran a la basura cerca de 89 millones de toneladas de alimentos, según datos de la Unión Europea.

Producción a la carta

Cuidan el planeta

Este tipo de negocio también se suma a la sostenibilidad. Las marcas se comprometen a ser ecológicamente responsables en su proceso productivo, con el uso de materias primas sostenibles e incluso se hacen mediante métodos tradicionales o artesanales y gracias a recursos naturales.

Ya no sólo importan los productos o servicios. También cuenta lo de fuera. El packaging de una marca nos puede influenciar en nuestro proceso de compra. Las empresas buscan un embalaje más eco-friendly sin perder sus propiedades a la hora de mantenerlo en condiciones óptimas.

Su intención es crear una experiencia en el consumidor e impulsar su imagen de marca para que el cliente se sienta identificado con ella y sus valores.

small batch

A un consumidor local

Según un informe de la consultoría de comunicación Ideas LLyc, para este 2021 resurge la tendencia del apoyo al comercio de cercanía. “Esto se debe a una mayor conciencia sobre las decisiones de compra y las implicaciones que tienen en los diferentes players, en especial en aquellos que se encuentran en un radio relativamente pequeño”, destaca el estudio.

De hecho, las cifras demuestran esta tendencia. Un 55% de los consumidores españoles prefiere comprar en empresas pequeñas o negocios locales y un 32% espera gastar más en negocios pequeños. Así lo indica un reciente informe de Deloitte y Facebook.

Qué es el small batch

Se dan a conocer por redes sociales

El small batch también se caracteriza por usar las redes sociales para que una marca se conozca y aumentar así sus ventas online. Y no sólo lo hacen las tiendas online, sino también la tienda física.

Un reciente estudio de Deloitte destaca que el 38% de los consumidores de comercio local han descubierto marcas locales gracias a las redes sociales. La clave está en cuidar su imagen de marca, el contenido y la forma de comunicar de sus perfiles oficiales, así como transmitir los valores de cercanía, honestidad y transparencia, entre otros.